¿Cómo paso mi firma manuscrita a digital?

Las equivalencias legales y técnicas entre la firma manuscrita y la firma electrónica siguen siendo motivo de confusión para muchos. Son diversos los factores que debemos considerar para aclarar nuestras ideas sobre ello. Los analizamos y os contamos cómo una firma manuscrita puede llegar a ser considerada digital.

No todas las firmas manuscritas que aparecen en un documento electrónico pueden ser consideradas igualmente válidas y seguras. Esta consideración se basará en un conjunto de aspectos técnicos y jurídicos que procedemos a estudiar. Además, también vamos a describir los diferentes procedimientos con los que podemos obtener una firma digital a partir de una manuscrita, aclarando por el camino algunos conceptos de interés.

Firma digitalizada y biométrica, ¿qué diferencias hay?

En muchos ámbitos suele haber cierta confusión entre los conceptos de firma biométrica y firma digitalizada. Algunos incluso piensan que son términos equivalentes, nada más lejos de la realidad. Existen diferencias, y muy importantes, que debemos aclarar.

Cuando estamos haciendo referencia a la firma digitalizada, estamos hablando, por ejemplo, de escanear una firma realizada en papel, o a la que se ha fotografiado con un teléfono celular o una tablet, o al simple trazo recogido en una pantalla sin ninguna evidencia añadida al mismo.

Por su parte, la firma biométrica es aquella en la que la identidad del firmante queda asociada al documento electrónico gracias a la captura de algunos de sus datos biométricos, como voz, imagen, huella dactilar, iris, etc.

Dentro de las firmas biométricas también disponemos de aquellas manuscritas que se realizan sobre un dispositivo electrónico especializado, como una tableta gráfica que, además del trazo de la firma, registre variables como la presión del trazo, su inclinación, velocidad, etc.

Aspectos legales de la firma digitalizada y de la firma biométrica

Comenzaremos comentando las garantías legales y de seguridad de la firma digitalizada, las cuales son muy escasas, lo que las hace muy vulnerables frente a delitos de falsificación.

De hecho, si acudimos a la Resolución 071-19, en la que se establecen los diferentes tipos de firma digital válidos en las República Dominicana, apreciaremos que la firma digitalizada forma parte de la llamada firma electrónica, la más sencilla de todas.

Para tener un mayor rango, incrementar su seguridad y que su validez ante un tribunal no sea tan limitada, la firma digitalizada deberá ir acompañada de otras pruebas. De esta forma podría pasar a ser considerada como firma electrónica avanzada, si es que gracias a dichas evidencias añadidas se cumple con los siguientes requisitos:

  • Estar vinculada al firmante de manera única;
  • Permitir la identificación del firmante;
  • Haber sido creada utilizando datos de creación de firma electrónica que el firmante puede utilizar con un alto nivel de confianza, bajo su control exclusivo;
  • Estar vinculada con los datos firmados por la misma de modo tal que cualquier modificación ulterior sea detectable.
Firma manuscrita a digital

Refiriéndonos ya a la firma biométrica, esta cumpliría por sí misma estas condiciones exigidas por la legislación dominicana para ser catalogada como firma electrónica avanzada, puesto que se reconoce inequívocamente a la persona firmante y se asegura que el documento firmado no ha sido modificado con posterioridad.

Sin embargo, si queremos disponer de una firma digital que ante la ley sea equivalente a la firma manuscrita, está deberá cumplir con la definición de firma electrónica cualificada, tal y como se refleja en el artículo 11 de la Resolución 071-19:

“No se denegarán efectos jurídicos ni admisibilidad como prueba en procedimientos judiciales a una Firma Digital. No obstante, solo se considerará equivalente funcional a una firma manuscrita, si cumple con los requisitos de Firma Digital Segura regulados en el Artículo 32 de la Ley Núm. 126-02 o con los de Firma Electrónica Cualificada establecido en el literal q) del Artículo 6.1 de esta Norma.”

Cómo conseguir una firma manuscrita digital y de confianza

Por todo ello, podemos deducir que para pasar una firma manuscrita a digital nos encontramos con 3 opciones: agregar evidencias a la firma digitalizada para que esta sea considerada como firma electrónica avanzada, realizar una firma biométrica avanzada o, a partir de cualquiera de estas dos, cuando se cumplan las condiciones de la firma electrónica cualificada.

En la primera de las situaciones, estas evidencias pueden ser:

  • Estampado cronológico.
  • Ubicación geográfica.
  • Código de un sólo uso u OTP que se envía al correo electrónico o al teléfono celular del firmante.
  • De tipo imagen.
  • Locución y vídeo.
  • Check avanzado.

Para las firmas biométricas manuscritas, el proceso realizado por las soluciones de Viafirma lo podemos resumir en los siguientes pasos:

  1. Se capturan los rasgos biométricos propios de la firma (presión del trazo, inclinación, etc).
  2. Esta información es encriptada por el software de manera que sólo pueda desencriptarse a través de una clave que se encuentra en posesión de un tercero de confianza.
  3. Se registran datos relacionados con el documento, el dispositivo que se emplea para realizar la firma, etc.
  4. Se firma electrónicamente el documento.
  5. Toda la información recogida, encriptada y firmada se adjunta al documento electrónico, dando como resultado un documento pdf que contiene dicha información.
  6. Con Viafirma se podrá validar el documento firmado y, con la participación de un tercero de confianza, se podrán desencriptar los datos biométricos si así lo requiere alguna autoridad, como podría ser un juzgado.

Para obtener una firma electrónica manuscrita y cualificada, los textos legales dominicanos especifican que esta pueda ser verificada de conformidad con un sistema de procedimiento de seguridad que cumpla con los lineamientos trazados por la Ley 126-02. Es decir, deben estar basadas en certificados digitales emitidos por entidades de certificación acreditadas ante los órganos competentes.

Avansi, como entidad certificadora en la República Dominicana, tiene la autorización por parte del Indotel (Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones) para emitir estos certificados digitales, siendo, además, la primera en alcanzar este reconocimiento, lo cual tuvo lugar en el año 2006.

En Viafirma contamos con soluciones de firma digital que admiten la firma biométrica, pudiendo recoger cualquier de las evidencias que se han mencionado en este artículo, pruebas que pueden recopilarse desde una computadora, un teléfono celular o tabletas especializadas que detectan los rasgos biométricos del trazo. Por supuesto, también ofrecemos herramientas para la firma digitalizada, si así se requiere por parte del cliente.

¿Necesitas firma electrónica para tu empresa?

Viafirma, líder en latinoamérica de soluciones de firma digital y firma electrónica

Reserva cita

Contacta con nosotros